Curso para alumnos de nivel inicial y medio “Las manos bajo la lupa”

Introducción
Las manos son las partes de nuestro cuerpo que están con mayor frecuencia en contacto con innumerable cantidad de objetos, superficies, animales, vegetales e incluso personas y pueden transmitir bacterias, hongos, parásitos y virus, pudiendo afectar nuestra salud.
La higiene de las manos es una de las formas más sencillas, rápidas, económicas y eficaces para prevenir infecciones causadas por bacterias y otros microorganismos, como enfermedades diarreicas, transmitidas principalmente por la vía fecal-oral o infecciones respiratorias agudas, como la gripe o la neumonía. Lavarse las manos con agua y jabón previene estas enfermedades que causan la muerte de más de 3,5 millones de niños menores de 5 años en el mundo cada año. El acto de lavarse las manos con jabón puede reducir la incidencia de las tasas de diarrea entre niños menores de 5 años a casi 50 por ciento y las infecciones respiratorias a cerca de 25 por ciento.
Un simple acto que puede durar menos de un minuto nos ayuda, además de mantener la higiene personal, reducir en forma significante numerosas enfermedades y complicaciones de la salud y a romper el ciclo de transmisión de microorganismos. Se recomienda normalmente lavarse las manos un mínimo de tres veces al día, especialmente antes de comer, después de salir del baño y al ingresar nuevamente a nuestro hogar.

Este proyecto está basado en actividades de promoción de la higiene de las manos de la Campaña mundial de la Organización Mundial de la Salud (OMS) – 2016 «SALVE VIDAS: límpiese las manos». El objetivo del mismo es aumentar la consciencia alrededor del mundo sobre la importancia de la higiene de manos para reducir las infecciones asociadas a la atención sanitaria.

Los niños y adolescentes en edad escolar –el segmento de la sociedad que suele ser más energético, entusiasta y abierto a nuevas ideas– son los principales destinatarios del Día Mundial del Lavado de Manos (15 de octubre) actuando como agentes de cambio llevando a sus hogares y comunidades las buenas prácticas de higiene que aprenden en la escuela. Cuando se trata de compartir buenas prácticas de higiene, los niños y niñas pueden actuar como “embajadores del lavado de manos”, agentes de cambio y transmitir lo aprendido en la escuela a sus hogares y comunidades. La activa participación de los niños y adolescentes –situados idealmente en el triángulo formado por el hogar, la escuela, y la comunidad, buscan asegurar el cambio sostenido de conducta.

Destinado a niños/adolescentes, escuela y comunidad
Responsable: Dra. Ma. Gabriela Paraje – Cátedra de Microbiología, F.C.E.F. y N. – UNC

Objetivos
-Reconocer la importancia de los microrganismo como agente causantes de enfermedades.
-Identificar algunos de los procedimientos del trabajo (método) científico y aplicarlos en la resolución de situaciones problemáticas de la vida cotidiana.
-Promover el trabajo en equipo, la cooperación y el respeto por el pensamiento del compañero.

 

Subir al inicio de la páginaLogo subir

2018 Desarrollado por Centro de Cómputos Facultad de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales